Pilar Eyre, en recuerdo de #AnaMaríaMatute

976X400-2Primero conocí a Ana María Matute en el plano personal, porque había ido al colegio con mi madre y eran amigas. Después la conocí como lectora, ¡y me deslumbró! No solamente por su prosa cristalina, sino porque yo, que me consideraba una niña rara, vi que había niñas rara como yo, que mentían a sus padres, que robaban botellas de vino y que fumaban a escondidas. Después la conocí como periodista, la entrevisté en su casa, con sus perros a sus pies, y me hizo llorar contándome como las leyes le habían hurtado a lo que más quería, su hijo. Y después la conocí como humilde colega, y guardo como el más preciado de mis tesoros el consejo que me dio: “escribe rápido y corrige lento”. Es una máxima que he aplicado, no solamente a la literatura, sino también a mi vida, cosa que creo ella también hizo.

8. Firmando libros

Posteado en Sin categoría | DEJA UN COMENTARIO

Víctor del Árbol, en recuerdo de #AnaMaríaMatute

976X400-2

“Una infancia de papel”

“El 23 de septiembre, salió a la venta la novela póstuma de Ana María Matute, Demonios Infantiles. Quien la ha leído ya, dice con pesar que es una lástima llegar a este maravilloso momento de lucidez demasiado tarde. Yo discrepo; opino que no hay mejor epitafio para una gran escritora que tres puntos suspensivos, ese suspiro melancólico de la puntuación. Al final de estas páginas, uno puede verla a ella, a la gran dama, sonriendo con un puntito de ironía, por supuesto con sus mejores galas. Preguntando al aire, a nadie en particular, y ¿ahora, me echarás de menos?

Que Matute es un clásico contemporáneo no viene a corroborarlo su fallecimiento, casi a punto de de los 89 años. Tampoco tiene que decirlo el inacabable currículo meritorio, los premios, las alabanzas, la nominación al Nobel o su silla en la RAE.

Uno puede leer Olvidado rey Gudú y comprender que muy pocos pueden escribir de ese modo y no caer en un eterno silencio después.

1. AMM a los pocos mesesNo es la primera vez que escribo sobre esta mujer que siempre me pareció que miraba como una niña. No una niña cursi, blandita al modo de las señoritas de buen colegio, sino más bien una niña sabia, con cierta retranca en el brillo de los ojos, un aire cierto de comprensión y de experiencia que, sin embargo, no le quitó nunca las alas.

Estoy convencido de que si Ana María Matute no volaba era, sencillamente, porque no le daba la gana. Si se quedaba estos últimos tiempos en su silla de ruedas, como la vi en la entrega del último Premio Nadal, era para parapetarse de asombros que ya la agotaban. El pelo blanco siempre me ha parecido la distinción que el tiempo otorga a los sabios. Criar canas, que decían en el pueblo de mi madre, es el valor absoluto sobre la vida y el tiempo. Un tiempo en el que esta niña mujer, coqueta, vistosa y elegante, no creía. Cómo creer en la decrepitud si quedan los libros para negarla.

Buscando en mi biblioteca alguna de sus obras, las ordeno por orden alfabético, me encuentro La Torre Vigía en una edición de 1971. Yo tenía tres años cuando editorial Lumen la publicó. Todavía me faltaban muchos para nacer cuando, a los 17 años, Ana María Matute firmó su primer contrato con la editorial Destino. Su primera novela, Pequeño Teatro, que no se publicaría hasta una década después. Qué curiosa es la vida, circulando a toda velocidad en un millón de ramales paralelos. Me he preguntado cómo llegaría este ejemplar de La Torre Vigía al mercado de San Antonio, donde yo lo compré de tercera, quinta mano. Antes había pertenecido a una tal Antonia P. que firmaba en la primera página y que tenía, tal vez tenga todavía, la costumbre de subrayar párrafos, frases enteras. Siempre he pensado que me gustaría conocerla, charlar con ella sobre la obra de Ana María Matute, y preguntarle por qué subrayaba ciertos pasajes que yo, lo reconozco, también deseaba marcar. Hace años que la leí y me pregunto qué me llamó la atención. Yo era demasiado joven para conocer lo que la suerte y el hojeo rápido puso en mis manos. Nunca lo sabré. Pero me gusta pensar que ella, la autora, lo escribió sabiendo que un día, tras muchas otras orillas, este libro caería en mis manos, y que mucho después, sin ella saberlo, nos cruzaríamos por los vestíbulos de un hotel de Barcelona. Que yo brindaría a su salud sin que ella se diese cuenta. O tal vez sí me vio y sencillamente sonrió para sus adentros.

Me fascina de su biografía que su padre fuera fabricante de paraguas.  ¿Mary Poppins no viajaba en uno? ¿No había paraguas y sombrillas en Alicia en el País de las Maravillas? La presencia insistente de animales mitológicos y reales, la confusión permanente de lo ideal, lo onírico y lo real, la crueldad y la inocencia, tienen que ver, estoy seguro con ese elemento en su vida.

Las niñas inteligentes, curiosas, sensibles, esconden todo lo que las atemoriza en metáforas, construyen fortalezas de papel –como infancias, tal y como le declaró a Juan Cruz para El País en 2011 – para escapar de la muerte. No siempre es feliz quien sonríe ni infeliz quien vive con una lágrima al borde de la mirada. En cualquier caso, cuando lea Demonios familiares, sé que será la última, que encontraré seres que se buscan y se pierden. Que escucharé esa música sin ingenuidad pero llena de ternura al final de un tiempo en el que esta hermosa dama nunca creyó.”

 

Posteado en Sin categoría | DEJA UN COMENTARIO

Lorenzo Silva, en recuerdo de Ana María Matute

“Dejó escritos libros hermosos y sabios, y para la posteridad frases sobre la vida y la escritura que merecen enmarcarse: “Sería una descortesía que Dios no existiera”. Desde la declaración del sofista Protágoras (“Sobre los dioses no puedo decir ni que existen ni que no existen, tales son la oscuridad del problema y la pequeñez de la vida humana para abarcarlo”) acaso la afirmación más inteligente que he leído sobre la divinidad. No es menos sustancial lo que dejó dicho sobre la literatura, o la creación en general, ese oficio de seres perdidos que sin embargo, cuando dominan su arte, llegan a derramar luz sobre sus semejantes: “El que no inventa, no vive”. No se puede decir con menos palabras, ni más claras, ni más aleccionadoras. Uno tiene la sensación de que personas como ella nunca terminan de recibir del todo el pago que merecen por su inmensa aportación. Como ella dijo, sigue en sus libros: vayamos allí a agradecérselo”.

976X400-2

Posteado en Sin categoría | DEJA UN COMENTARIO

#SantJordi2014 & Destino: Propuestas y firmas

El día de Sant Jordi es el Día del Libro, un jornada donde los libros y el amor a la lectura son los protagonistas. Es un día también para las citas amorosas: las de los libreros y sus lectores, las de los lectores y sus autores. Es por este motivo, que para celebrar el Día del Libro os recomendamos las siguientes lecturas de Ediciones Destino:

MOSAICO PHOTOSHOP

Firmas Sant Jordi 2014

Posteado en Sin categoría | Etiquetado en: , , , | DEJA UN COMENTARIO

¡Ay! Si su Excelencia regresara…

¿Qué pasaría si Franco levantara hoy la cabeza? ¿Qué podría ocurrir si a partir de células secretamente guardadas del Generalísimo se hubiese creado un clon del mismo? Pero entonces, si no fue la oveja Dolly el primer mamífero clonado… ¿quién fue? ¿y dónde ha estado todo este tiempo? Es hora de abrir los ojos y despejar la mente: Paquito ha decidido saltar al ruedo para erigirse como nuevo salvador de la patria. Treinta y tres años oculto le han dado a este desatinado clon de Francisco Franco Bahamonde la necesaria perspectiva para creerse capaz de poner las cosas en su sitio, de salvar a España de sus males ancestrales.

Si levantara la cabeza Vázquez Sallés ha aprovechado los aspectos, ideas y caracteres que rodearon a una figura histórica como la de Franco para componer una desternillante y divertidísima novela. Una historia que fantasea de manera irónica y tremendamente punzante, con la posibilidad, delirante y excesiva, de que el caudillo levantase la cabeza y regresara a la sociedad actual. Eso sí, personificado fielmente en un clon de edad significativa, pero tan arcaico y grotesco como descolocado. Ese es el hilo argumental del que se vale el autor para escarbar y exorcizar muchas de las realidades conflictivas que habitan hoy día nuestro país.

«–¿Y en que programa me van a meter como tertuliano?
–Descartado Sálvame…
–Lo habíamos valorado, pero nos dan miedo las inteligentes reflexiones de Belén Esteban y Karmele Marchante. Maremar y Maremir se han decantado por tertulias en Intereconomía, Canal 13 y La Sexta.»

Pero, ¿realmente tendría cabida en la actualidad un personaje así? ¿Sería viable un partido político como el creado por este grupo de vetustos ideólogos? ¿Será solo cuestión de ponerse en la tesitura? La imaginación literaria lo puede todo y desde luego, con humor y sorna parece que determinadas situaciones impensables podrían llegar a materializarse.
Si levantara la cabeza es una ocurrente y disparatada parodia que siguiendo los pasos de su peculiar protagonista, hace una revisión crítica de la sociedad actual, de los políticos, de la manipulación informativa, el sistema y sus engranajes… Porque el objetivo de este nuevo Franco no es otro que rescatar al país de la terrible crisis de valores que está viviendo: «está en manos de nuestra formación política asegurar el recto camino hacia la unidad de España y del mundo frente al poder disgregador del universo.»
Por primera vez, una novela se enfrenta con saludable humor a una de las figuras más odiada y reverenciada de la historia contemporánea. Las dudas sobre si es legítimo o no reírse de Franco tendrían que dejarse a un lado para enfrentar una lectura que no trata de desvirtuar los acontecimientos pasados, sino de analizar los hechos presentes para mirarlos desde otra perspectiva. ¿Tienen los españoles la capacidad suficiente para reírse de su pasado o de su presente? La risa es gratuita y la comicidad bien llevada siempre puede hacer pensar… a carcajadas.

«Lo que usted debe hacer es dejar aflorar sus cualidades innatas y convertir cada palabra en un eslogan de gran calado existencial. La sociedad actual no profundiza, vive en la superficie, y es preciso que alguien, usted, los instruya.»

¡Si levantara la cabeza de Daniel Vázquez Sallés ya en librerías!

Posteado en Sin categoría | Etiquetado en: , , | DEJA UN COMENTARIO

¿Tienes #lallavedelabuenavida? Claves para saber ganar sin perderse & saber perder ganándose a uno mismo


Joan Garriga
Después del éxito de El buen amor en la pareja, Joan Garriga regala a su hijo, su libro más personal, La llave de la buena vida

«Cuando los padres dan vida, entregan la vida del hijo al flujo de la existencia, a su viaje singular, y lo hacen con todo lo que éste conlleva: avances y retrocesos, claridad y confusión, alegría y lágrimas, festividad y condolencia, escasez y abundancia, puesto que todo tiene su momento bajo el sol. Y cuando el hijo cumple 18 años y muda la piel a adulto, alegóricamente le entregan la llave que le abrirá todas las puertas que haya de cruzar en su viaje, que son de dos tipos: las puertas del ganar y las del perder. Y además, siempre nos aguarda la última y definitiva, la de la muerte. El hijo también llevará consigo las actitudes y mensajes que los padres esculpieron en él mediante sus enseñanzas y la historia de su propia manera de vivir. » www.joangarriga.com

Más información del libro La llave de la buena vida de Joan Garriga aquí: http://goo.gl/RTMcFr 

la llave de la buena vida de Joan GarrigaCLAVES PARA SABER GANAR SIN PERDERSE A UNO MISMO & SABER PERDER GANÁNDOSE A UNO MISMO

1) Entrégate con todas tus fuerzas en la dirección de lo que te mueve y te conmueve. Invierte toda tu energía en lo que deseas y te hace feliz. Arriésgate, no te reserves, vive, ábrete a la posibilidad de poder caer, fracasar, frustrarte o lastimarte. Aprende siempre, y que no te importe tanto que puedas resultar herido. Y cuando ocurra, aprende que no necesitas defenderte tanto, pues has podido, y llegó el momento de abandonar las corazas. Aprende a amigarte con el dolor y los tragos amargos cuando se manifiesten. Pero renuncia a invocarlos o atraerlos; llegarán si tienen que venir.

2) Que aquello que te mueva esté en sintonía con tu legado de dones, predisposiciones y talentos. No te inventes un personaje ni te parapetes en él. Respétate en todo momento. Nada de tu naturaleza está mal en sí mismo, sino todo lo contrario: es perfecto. Y que con tus logros y ganancias honres a los que estuvieron antes de ti: aquellos que, con sus aportaciones, hicieron posible tu prosperidad. Ojalá que lo que te mueva esté al servicio de la vida y la embellezca, ya que el sentido de la vida es servirla y regarla con tu propia singularidad.

3) Cuando la vida te dé lo que deseas, sé agradecido; disfrútalo y celébralo y ocúpate de compartirlo con alegría y generosidad. Es importante que sepas tomarlo con humildad, como un regalo que la vida te hace. Por tanto, evita envanecerte con tus logros y atribuirte en exceso los méritos. Eres un servidor y un instrumento. Nunca pierdas tu medida natural: ni te infles ni te achiques. Asiéntate en tu dignidad en todo momento.

4) Cuando la vida no te dé lo que quieras o te quite lo que aprecias y tienes y te conduzca a las puertas del dolor, debes saber que la felicidad también incluye ponerse en concordancia con los propósitos misteriosos de la vida, aunque no encajen con los tuyos propios. Ojalá  logres rendirte ante la Gran Voluntad, que a menudo muestra implacable su soberanía y nos obliga a doblegarnos, a cuestionarnos, a cambiar, a cosechar silencio y finitud. Ojalá descubras que las grandes ayudas se disfrazan a menudo de contrariedad. Evita denigrarte con tus fracasos y pérdidas. No te atormentes demasiado y busca la luz que se encuentra en todas las grietas, encuentra el universo de lo posible cuando parece que todo se derrumba.

5) Navega, en pleno gesto de confianza y audacia, con la naturaleza imperfecta, impermanente y azarosa de la vida. No olvides que las sorpresas, los azares y las heridas forman parte del viaje. No te enojes mucho por haber sido herido. Todos lo somos en algún momento y forma parte inevitable del camino. ¿Qué sería una vida sin zarandeos, sin ninguna pena ni dolor? ¿Cuánto valdría? Poco. Que sepas curar tus heridas como adulto y las que viviste como niño o niña por culpa del mal amor de los que te rodeaban o de los imperativos antinaturales de nuestra sociedad explotadora, egoica y competitiva. No pierdas de vista la bondad espontánea de tu corazón. No olvides la sencilla verdad infantil de que todos somos hermanos.

6) Ten una vida rica en afectos y relaciones. Ten una vida curiosa y creativa. Déjate atraer siempre por el polo magnético del futuro que nos envuelve, incansable, con posibilidades y novedades extraordinarias. El futuro nos permite confrontar las repeticiones y cristalizaciones que, como una rémora del pasado, tratan de atarnos al otro polo magnético, el de lo ya consumido. Que el pasado apuntale tu presente, que sea pilar y apoyo, y conduzca tu energía hacia el futuro. Ojalá el pasado te dé y no te quite. Trabaja para liberarlo cuando te pese. Vivimos entre ambas atracciones, la del pasado y la del futuro, pero del futuro siempre sopla aire fresco bañado de incertidumbre. Ama lo incierto porque cabalgamos en ello todo el tiempo. Que tu corazón contenga la alegría inmensa de las primaveras y el dolor enorme de todas las catástrofes, para cuando emergiendo de lo incierto se concreten en ti. Apártate de los que se empeñan en vivir anclados en sus pesares o glorias pasadas, porque ya pasaron. La vida vibra mejor en el futuro y en toda su plenitud natural en el presente puro.  

7) Siempre tienes la llave que abre todas las puertas. La llave de oro que contiene multitudes que, antes que tú y durante milenios, realizaron el viaje de la vida y se mantuvieron en su ser y en su dignidad. La llave de oro que contiene el ser más allá de todas las formas. Ojalá puedas estar alegre por nada, mantenerte feliz tanto en la alegría como en la pena, en la expansión como en la retracción, en las ganancias como en las pérdidas. Ojalá puedas sentirte pleno por nada y por todo al mismo tiempo. Y que cuando la espada del destino abra la última puerta, te encuentre asentado en tu ser y no en tu tener, en tu espíritu y no en tu biografía. Dulce, dispuesto, algodonado, y en paz.

8) Dale a la vida lo que tienes para darle. Sé en la vida lo que eres a cada momento y no otra cosa. Cultiva el coraje de dar lo que tienes a pesar de las dificultades, a pesar de los pesares. Afronta el miedo al rechazo, a la crítica, a la soledad, al exilio. No como un titán que todo lo puede, sino como un ser humano que mira lo que teme y, con atención y paciencia, lo enfrenta. Evita el pecado de inhibirte por temor, el error de empequeñecerte para no molestar. Asume tu grandeza. Es mejor vivir un gran fracaso y una mala crítica que haberse quedado en casa sin arriesgarse, o permanecer indolente y aburrido criticando a los demás por lo que hacen. Si puedes, desaprende el lenguaje de la murmuración. Si conocieras las profundidades y las raíces de cada ser humano de pronto todo sería comprensible y dejarías de lado las habladurías absurdas y evitarías juzgar a los otros. Tampoco serías severo contigo mismo. No te conformes con las palabras, los pensamientos e ideas sobre las cosas, porque sobrevuelan la verdad sin atraparla. La única verdad es silenciosa y no tiene palabras. Se experimenta con el corazón vacío de intenciones.

9) No le des a la vida lo que no tienes. Sería un pecado de impostura, de pretender ser lo que no eres. Trata de ser real, no ideal. No quieras calzar con un personaje bajo la idea de que a través de él te irá mejor o serás más amado. Te convertirás en esclavo de tu personaje y enfermarás. Sé real, no ideal, insisto. Demasiada gente malgasta sus ideas tratando de ser quien no es, tratando de tener lo que no tiene. No quieras ser escritor cuando tu lenguaje es la música. No quieras ser lo que consideres más aceptable, sino lo que eres. Entrega tus dones; has sido elegido como su portador. No los defraudes. Evita incurrir en falsearte, impostarte, manipularte. Todo lo que eres, tal como eres, está bien. Tal vez vivas contradicciones, oposiciones en tu interior; tal vez te cueste integrar voces contrapuestas. Tómate tu tiempo y acabarás volviéndote único y creativo. Rechaza ser una mera fotocopia. La muerte nos iguala necesariamente, pero en vida nos perfilamos cada uno a nuestra manera.  

10) Concéntrate en estar contigo, en escuchar y sentir tu cuerpo, tus sentimientos, tus deseos, tus temores. Mantente cerca de ti mismo. Podrías cometer el pecado de no distinguir bien lo que sí tienes y eres de lo que no tienes ni eres. Se trata de una tarea constante porque estamos siempre en movimiento. Nunca estamos acabados. Nunca nos bañamos dos veces en nuestro mismo ser ni en nuestra misma realidad. Todo cambia y nunca somos el mismo que éramos hace un momento. Eso significa que cada día es diferente y necesitamos escucharnos, estar atentos a nosotros mismos en todo momento, en todo instante, sensibles a nuestras sensaciones e intuiciones, para reconocer el próximo paso a dar en nuestro camino. Que te asista el recurso de la conciencia, de la atención, del percatarte y darte cuenta de lo que te mueve a cada momento, ya sea en los amores, en tu trabajo, en tu lugar en el mundo, en tu intimidad, en tu salud y enfermedad. No te apartes de ti mismo. Mantente despierto y atento.

11) No en balde fue inscrito en el oráculo de Delfos: «conócete a ti mismo». Debes superar la pereza de cavar en la médula de tu realidad, de tus sombras, de tu paisaje onírico, de las honduras de tu cuerpo y de tus sensaciones y sentimientos; si te conviertes en maestro de tus propias esencias internas, de tu propia serpiente enroscada en los pliegues de tu vientre, entonces tú mismo serás tu propia voz oracular, el dueño, el que dirige su coreografía, el mensajero preciso de tus propios pasos. Por tanto, conócete a ti mismo. En una doble vertiente: por un lado, conoce quién eres y los deseos de tu corazón, y que tu obra sea alimento marcado y rubricado con tu nombre; por otro, que tu nombre y tu forma personal desaparezcan y que los frutos de tu vida lo sigan siendo más allá de ti. Que seas nada. Entonces conocerás tu Ser.

La llave de la buena vida Joan Garriga

¿Ya tienes la llave de la buena vida? 

Posteado en joan garriga | Etiquetado en: | DEJA UN COMENTARIO

Pablo Herreros presenta su primer libro “Yo, mono” en el recinto de gorilas de Bioparc Valencia

A las 10 de la mañana un mono con chaqueta y corbata salía al recinto en el que, normalmente, habita la familia de gorilas de Bioparc Valencia. Pablo Herreros, autor de Yo, mono, con una reproducción tamaño gigante de su libro bajo el brazo, ha recorrido y explorado la zona con un comportamiento de simio.

Pablo Herreros Yo monoCasi al mismo tiempo salían a su recinto los chimpancés y descubrían para su sorpresa que, junto a su desayuno, había algunos libros. Como si de humanos curiosos se tratara han cogido estos “raros” objetos y, tras inspeccionarlos cuidadosamente, han procedido a devorarlos.

Una vez terminada la “performance”, el escritor abandonó el recinto que fue ocupado por sus moradores habituales. Repitiéndose la escena con los gorilas que ya habíamos visto con sus parientes cercanos, los chimpancés.

Pablo Herreros ha explicado “compartimos con otros grandes simios muchas más cosas de las que en principio podíamos imaginar“. Ha añadido que muchos de sus impulsos emotivos, de agresividad, de territorialidad o de jerarquía son extremadamente parecidos a los humanos. “Realmente los humanos salimos de la selva hace cuatro días y de la sabana antes de ayer”, ha dicho.

Yo mono - Pablo HerrerosEl antropólogo ha mencionado “los grandes simios tienen objetivos y diseñan estrategias para conseguirlos. Desarrollan relaciones con sus congéneres y establecen alianzas y pactos. Cuentan con sentimientos morales como la justicia, el perdón y la reconciliación.”

Ha destacado la importancia de observar a los primates para entender que “no somos racionales a la hora de tomar decisiones económicas y que pueden a veces más otros tipo de sentimientos”.

Entre las cosas en las que nos aventajan los primates destacaba la memoria visual. Y explicaba cómo ellos son capaces de pintar un cuadro si se les da los elementos necesarios. Además, los primates nos enseñan cosas como que “sin juego limpio no es posible la supervivencia.”

Yo mono - Pablo HerrerosY a la pregunta de qué es lo más similar que tenemos los humanos y los monos es “contar con organizaciones complejas tipo partidos políticos. Los chimpancés son capaces de enfrentar amigos con enemigos para hacerse con el poder.” Y al igual que en los humanos, es difícil de predecir la jerarquía, ya que su estatus social es un equilibrio dinámico como en la política humana, llegando el grupo a expulsar a un líder si se convierte en conflictivo y excesivamente agresivo.

Tras la presentación ha intercambiado experiencias con el equipo de Bioparc Valencia y una vez más ha elogiado la calidad y la labor de formación y educación que supone la visita al mismo.

Pablo Herreros Ubalde (Torrelavega, Cantabria) es sociólogo, antropólogo y primatólogo. Colaborador de Eduardo Punset y de importantes medios de comunicación ha publicado ahora su primer libro, Yo, mono (Editorial Destino). Imparte clases en diversas universidades y es experto en el comportamiento de las organizaciones.

Posteado en Sin categoría | Etiquetado en: , , | DEJA UN COMENTARIO

¿Por qué quería escribir esta historia?

La vida era eso 974x272Carta por Carmen Amoraga

«Hace menos de tres años llevé a mi hija al cumpleaños de una niña de su clase. Allí conocí a Viviana y a Walter. Walter era grande, fuerte y risueño. Poco después supe que estaba enfermo. Poco después supe que murió. Todo me lo contó Viviana en el perfil de Walter. “Es Walter el que habla pero es Vivi la que escribe”. Walter me contó después de haberse marchado que habían creado el rincón de papi con dibujos y una botella de Jack Daniels, que soplaría las velas de la tarta en el cumpleaños de su hija pequeña, que había oído una canción de Whitney Houston y se la dedicaba a Viviana.

Una tarde me encontré a su mujer y a sus hijas por la calle, frente a mi casa, a la salida de la presentación de un libro, y nos abrazamos en silencio. Entonces yo ya quería escribir una historia que contase la suya, no la de Walter y Viviana, sino la de una mujer que había comprendido que los seres humanos estamos diseñados para sobrevivir y que eso era lo que tenía que hacer para salir adelante junto a sus dos hijas. Hay quien no es capaz de hacerlo, sobrevivir, pero hay quien entiende que es su única salida y se agarra a un hilo que pasa por delante de su cara como si fuera una maroma de barco porque sabe que hay que aprender a perder para aprender a vivir. Esa era la historia que yo quería escribir.

Se lo conté cuando ya nos habíamos hecho socias, compinches, amigas, y le pedí un permiso que ella me dio. Así nació La vida era eso. No es la novela de mi amiga. Es la novela de una mujer fuerte que no sabe que lo es que es y que descubre que comunicarse con el mundo, aunque sea a través del mundo virtual, es la herramienta clave para que el dolor de la herida sea más leve, aunque sólo sea un poco.

Viviana dejó de ser Viviana y pasó a ser Giuliana. Y Walter, William. Y Kayla y Chelsea, Ana y Marie. No eran ellas. No tenían que serlo. Eran otras, otros, con un pasado distinto y un futuro diferente, con otras caras, otras pieles, otros olores y el mismo dolor, el que Viviana/ Guiliana expresa en los post que le escribe a su marido muerto el 29 de cada mes durante un año. No para regodearse. Sólo para sobrevivir.

A finales de enero hará dos años que Walter murió. Viviana escribe en su perfil que allá donde esté, estará sonriendo al ver todo lo que ha generado, y es curioso, porque yo, que sólo lo vi un par de veces, le recuerdo justo así. Capaz de causar estas cosas. Como si fuera un fenómeno de la naturaleza, porque una gota de lluvia es un fenómeno natural del mismo modo que lo es un huracán. Como un fenómeno capaz de todo lo bueno y de todo lo malo. Así le recuerdo. Y con ese recuerdo, nació esta novela»

Carmen Amoraga

La vida era eso
Premio Nadal de Novela 2014

La muerte fulminante de su marido deja a Giuliana devastada y sola con dos hijas pequeñas. Superar un día tras otro está poniendo a prueba su resistencia y su imaginación, mientras pasa de la incredulidad al enfado, y de ahí a la idealización de su relación con William. Descubre entonces, además de irrepetibles momentos que su memoria convoca una y otra vez, el legado más hermoso de William: una intensa red de relaciones que le traerán una nueva forma de estar en el mundo y le enseñarán, gracias al apoyo de los demás, que aprender a perder es aprender a vivir. A través de conversaciones, recuerdos, comentarios espontáneos de las redes sociales, escenas cotidianas, con vitalidad y sin dramatismo, y un cicatrizante sentido del humor, Carmen Amoraga construye una novela íntima y universal sobre el amor y la pérdida, el valor de lo vivido y lo por vivir.

Posteado en carmen amoraga, premio nadal | Etiquetado en: , | DEJA UN COMENTARIO

4 de febrero, Dolores Redondo & Trilogía de Baztán desembarcan en BCNegra 2014

bcnegra

DOLORES REDONDO

Empieza la novena edición de  BCNegra, el encuentro de novela negra más importante de Barcelona que arranca el próximo 30 de enero hasta el 8 de febrero en la Ciudad Condal. Un año más, Dolores Redondo asistirá para encontrarse con los lectores más criminales de la ciudad.

¿Te lo vas a perder?

Martes 4 de febrero – 19.15 h en La Capilla. (C. del Hospital, 56)
Rosa Mora, periodista, y Lilian Neuman, crítica literaria y escritora, conversan con Dolores Redondo, Teresa Solana y Carlos Zanón, escritores.

Hay futuro. Como mínimo, en la novela negra
Finales de los años setenta: Manuel Vázquez Montalbán gana el Premio Planeta, y Andreu Martín, Jorge Martínez Reverte y Juan Madrid publican las primeras novelas. En la segunda mitad de los noventa, Alicia Giménez Bartlett normaliza la policía creando el personaje de Petra Delicado, mientras que Lorenzo Silva y sus guardias civiles dan continuidad a aquella generación, poniendo al día la narrativa negrocriminal en castellano. Hoy, nuevos autores y autoras se incorporan a la lista de escritores que necesitamos leer, que agradecemos poder leer. En BCNegra, mostramos tres ejemplos del futuro espléndido de nuestro género favorito.

Compartimos con vosotros el programa, una nueva edición más larga, con más actividades y nuevos espacios.

¡Siempre con la #novelanegra!

Posteado en dolores redondo | Etiquetado en: , , , | DEJA UN COMENTARIO

20 años de la publicación de historias del Kronen, de José Ángel Mañas

El próximo mes de febrero se cumplen veinte años de la publicación de Historias del Kronen, la primera novela de José Ángel Mañas. Finalista del Premio Nadal 1994, supuso la revelación de un nuevo nombre para las letras españolas y un gran éxito de ventas.

kronen_OKGermán Gullón, crítico literario y escritor, opina:

“Corrían los años noventa. Disminuía la euforia social producida por el éxito de la transición política, la narrativa se hallaba en horas bajas, fosilizada por el esteticismo y por una inconsecuente experimentación formal. Los escritores adolecían de un desencanto generalizado, los mejores entregados a la práctica del yoga literario conocido como el realismo mágico, cuando Historias del Kronen, una obra juvenil, descarada, plagada de neologismos, de protagonistas irresponsables, entregados a las drogas y al alcohol, se coló en el territorio literario. La crítica acusó a su autor de practicar el botellón literario. En realidad, les molestaba que Mañas se hubiera hecho un gorro de papel con las novelas de Proust y de Juan Benet.”

 Y el autor lo recuerda de la siguiente forma:

Han pasado ya veinte años -¡veinte años!, quién lo hubiera dicho- y ha llovido mucho desde que ese jovenzuelo de veintidós años que era yo entonces publicara Historias del Kronen.

A lo largo de estos dos decenios he encanecido y ahora tengo pareja y dos hijos (“yo, que había jurado morir sin descendencia, como murió mi padre”, que cantaba Sabina). Mi cuerpo, mi cabeza y el mundo que me rodean se han transformado hasta resultar casi irreconocibles. Pero hay algo que no ha envejecido, y es esta novela.

Carlos, hoy, sigue siendo igual de joven que cuando fue creado. La literatura tiene eso de mágico; que uno la puede leer veinte años después y revivir las emociones, las sensaciones y las vivencias que quedaron atrapados para siempre en las palabras.

Aquí tenéis, pues esas mismas palabras, veinte años después.

José Ángel Mañas (Madrid, 1971) ha publicado diez novelas, entre las que destacan –además de Historias del Kronen Caso Karen, que fue finalista del Premio Hammett a la mejor novela policíaca publicada en el 2005, Soy un escritor frustrado, Ciudad rayada, El secreto del oráculo y Sospecha. Tres de sus novelas han sido llevadas a la gran pantalla.

Posteado en Sin categoría | Etiquetado en: , | DEJA UN COMENTARIO