La canción del verano

Cuando una melodía se te mete en la cabeza, ¡eres incapaz de sacártela! y no dejas de tatarearla, aunque sea en silencio, por dentro. Ése es el propósito de las canciones del verano que ya empiezan a sonar desde que hace unos días llegó, ¡al fin!, el calor: un estribillo pegadizo que, tras oírlo incesantemente en la radio, en el chiringuito de playa donde comes la paella, en el pub de moda de tu pueblo, ¡acabas por cantar tú hasta la saciedad!

Cada verano hay una canción que nos sorprende y que consigue que todo el mundo la cante. Y lo más bonito es que, pasado el tiempo, oír esa canción nos transporta irremediablemente al verano que vivimos, nos trae recuerdos de los amigos con los que disfrutamos de los días de sol y vacaciones.

Quizá la primera canción del verano fue Los pajaritos porque ¿quién no se acuerda de María Jesús y su acordeón o no ha bailado alguna vez esta canción en alguna celebración? Pero hay otros éxitos entrañables como Macarena, que se llegó a bailar en los descansos de los partidos de la NBA; o el Aserejé de Las Ketchup que, como la canción de Los del Río, tuvo su versión en inglés y se podía bailar en cualquier parte del mundo. Otros, como Bomba, de King África, conseguían que nos tiráramos de bomba en las piscinas como cuando niños o nos hicieran reír al escucharlas ahí, como era el caso de Aquí no hay playa, de The Refrescos. No rompas más mi pobre corazón logró que en los pueblos ab-so-lu-ta-men-te todos fueran a una en el line dance que proponía su cantante, Coyote Dax. David Civera y su Que la detengan también consiguió algo así: aunque nos pareciera lo más ridículo, todos movimos las caderas con las manos en la nuca. Pero también había canciones que nadie bailaba porque, en realidad, ¡no se podían bailar!, pero que todos coreábamos con energía saltando abrazados… ése era el caso de Qué difícil es hacer el amor en un Simca 1000, de los Inhumanos, que además ¡nos remitía a los amores de verano de juventud! Hay infinidad de canciones del verano, tantas como veranos vividos por todos nosotros, pero éste 2012, nuestro verano en Destino Joven tendrá de banda sonora una canción muy especial: Abrázame fuerte, banda sonora de la novela del mismo título en la que, como nuestros veranos, un grupo de amigos comparten confidencias, risas, alguna lágrima, amor y… ¡muchas canciones!


Esta entrada fue publicada en Infantil y Juvenil y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Comments are closed.